sábado, 26 de febrero de 2011

volveré

Creo que las tardes de los fines de semana son doblemente angustiantes, una especie de figurita repetida de domingo. Más cuando te la pasás durmiendo. Cuando saliste y volverás a salir de nuevo.
Automaticidad. Así funciono. No me detengo a pensar las cosas porque viene un cúmulo de sentimientos a flor de piel: melancolía, extrañitis, miedo, miedo, miedo...
Y creo que cuando uno está cerca de algo, más lo anhela....



y como diría Claudio María Dominguez, ya dejamos de pensar en el aquí y ahora y nos precupamos por lo que vendrá. He aquí el error.

3 comentarios:

Belenie dijo...

Envidia ! Vos por lo menos salís, yo tengo que estudiar ¬¬

Maca! dijo...

Yo tuve un fin de semana de mierda, de viernes a domingo. Asique no comento nada al respecto. hahahaha
Que sabia tu amigo Claudio eh.. un saludo!

Antonella dijo...

Nos quedamos pensando en el futuro y nos olvidamos que lo vivimos es el ahora.

Me siento identificada porque estoy sumergida en un montón de sensaciones similares que me ponen bajón. Será cuestión de poder afrontarlas y disfrutar de este presente!

Un beso:)